Manuello Paganelli – Un flash al éxito Manuello Paganelli, un fotógrafo dominicano radicado en Los Ángeles



Manuello  Paganelli es un destacado fotógrafo dominicano que hoy exhibe sus trabajos en la prestigiosa ‘Obscura Gallery’, en Santa Fe, Nuevo México, con la exposición ”Los Vaqueros Negros” y es representado desde el 2018 por  la famosa Westen Gallery,  en Carmel By The Sea, Estados Unidos.

Paganelli está considerado como uno de los mejores profesionales del lente contemporáneo,  por tener en su aval, una de las imágenes que fue seleccionada para su exhibición en el ‘Art of Photography Show, en San Diego’ y en el 2016 publicó ‘Cuba: A Personal Journey, Photographs 1989-2015’, uno de los 10 mejores libros de viajes en el periódico  The Guardian para 2016. .

Otros de los aspectos a destacar de su carrera es que en el verano de 2012  fue invitado a exhibir su serie de documentales ‘Black Cowboys’ en el Manege de San Petersburgo, durante el ‘Photo Vernissage 2012’.

“Mis fotos de los vaqueros negros fueron exhibidas en el Annenberg Space for Photography cuando se inauguro en el 2007 y desde el año pasado estoy documentando un proyecto de los nativos indígenas de toda América..”

El fotógrafo Paganelli en la actualidad reside en Los Ángeles, California, y mientras viaja por el mundo liderarando aventuras fotográfica,  hizo una parada en su tierra natal, Santiago de los caballeros para revivir en imágenes y encuentros con familiares y amigos su días vividos aquí y allá…

El día que llegó a Listín Diario, lo hizo en compañía de su esposa, Hillary Paganelli.  Estaba feliz, y para más conexión una comparsa de Diablos Cojuelos visitaba las instalaciones del diario ese día . Estábamos en época de carnaval.

Aunque tiene muchos años residiendo fuera del país su color de piel y trato afable denotan los genes de sus progenitores Alcibíades Ovalles Acevedo y Matilde Núñez Jiménez Paganelli.

”Crecí en Santiago, justo en los Jardines Metropolitanos, en la calle Texas esq. 9. Mi padre fue el administrador de la Tenería Bermúdez, hasta que lo dejó. A mami tambien, y se mudó para Santo Domingo con su nueva esposa donde le fue súper bien como abogado comercial”.

Conversar con él fue una experiencia indescriptible, propia de la sapiencia que da conocer el mundo en todas sus faceta, más el hecho de llegar colgando en sus hombros dos cámaras como si fuera un soldado, listo para la pelea.

Entre flash viajes y un arduo trabajo ha procreado a Michela, Casey, Charlie “Carlos” y Benji. Asimismo ha plasmado y detenido el tiempo en imágenes de los grandes y ahora, asume el compromiso de compartir lo aprendido como hizo su mentor, el famoso fotógrafo norte Americano Ansel Adams, a quien conoció  a través de una llamada telefónica que le hizo en busca de consejos para aprender del oficio que se estaba enamorando. Fue una amistad perecedera, de la que se nutrió como ser humano y profesional, dice mientras bebé un sorbo de agua,  que en el 2010 una de sus fotos de Ansel Adams se vendió por más de USA $700,000 dólares.

Y como si estuviera una memoria fotográfica o eidética narra los acontecimientos más importante hasta hoy: “Ese mismo verano que conocí  Adams, me inicié como reportero gráfico en el Chattanooga Times, en Chattanooga Tennessee y tenía cero experiencia. Dos años después ya estaba en el  International Olympic Committee (IOC) y fue uno de los más jóvenes ahí, durante las Olympiadas del 1984”, asegura.

” Y así, sucesivamente, llegué a Agence France Presse (AFP) en Washington, pero solo duré como 6 meses, pues no me gusto como trataban a las personas y solo me estaban dando las peores y más aburridas coberturas fotográficas.  A mediados del 1985 comencé a ser un ‘freelancer’ y es todo lo que he hecho en mi vida. Nunca más quise trabajar para nadie fijo. Creyendo en mi mismo quise ser mi propio jefe. Mis clientes por ese tiempo fueron: The Washinton Post, USA Today, The New York Times, AP, Reuters y otros”, dice.

A fines del 87 viaje a New York con un portafolio nuevo con un estilo de fotos de revistas en vez de periódicos.  “A la semana la revista Forbes me llamo con mi 1er servicio fotográfico para ellos. Esa relación duro muchos años y todavía, cuando es algo que me gustaría retratar, laboro para ellos”.

Cuenta que 1989 comenzó buscando información de su familia que estaba perdida en Cuba y  finalmente en el 93 la encontró. Ese año se puso a  documentar  Los Vaqueros Negros del USA. “La idea me vino cuando conocí un señor negro en un avión y me dijo que él era un vaquero negro. Yo nada de eso sabía, pues Hollywood solo mostraba película del oeste, donde eran solo los blancos como John Wayne, Gary Cooper etc. Le presente la idea a varios clientes de revistas y a uno le gusto la idea. A la semana estaba tomando fotos por todo USA donde ellos vivían, los vaqueros negros, en sus ranchos, casas, campo o yendo a rodeos. En 1995 me gané una beca de $5,000 dólares del la Virginia Commission de Artes para poder continuar mi proyecto en Cuba.

Mis fotos de los vaqueros negros fueron exhibidas en el Annenberg Space for Photography cuando se inauguro en el 2007 y  desde el año pasado estoy documentando un proyecto de los nativos indígenas de toda América.

 

.