Miguel Bosé y su expareja Nacho Palau se pelean en la justicia por sus hijos



Ignacio Palau (Nacho), quien fuera la pareja sentimental del cantante madrileño Miguel Bosé durante 26 años, y quienes criaron cuatro hijos, ahora se enfrentan en un juicio para que el cantante los reconozca y con el objetivo de que no vivan separados.

Luego de darse a conocer como la pareja oficial del cantante y que estuvieron juntos por más de una década, Ignacio Palau puso fin a su relación en 2018 ocasionando un escándalo para Bosé.

Nacho para ese entonces había decidido poner una demanda en contra del intérprete de “Bandido”, alegando que no habían llegado a un acuerdo y el necesitaba defender los intereses de sus hijos menores.

Bosé y Nacho Palau, que criaron como una familia hasta que hace más de dos años la pareja se separó tras 26 años de relación sentimental.

El artista se instaló en México con sus dos hijos biológicos y Palau regresó a su Chelva (Valencia) natal con los suyos. 

Su relación siempre se mantuvo en secreto y en total hermetismo, hasta que Ignacio difundió un comunicado de un bufete de abogados, donde se revelaba que Nacho planeaba demandar a su ex pareja. Esto sorprendió a sus seguidores y las polémicas no pararon de rodear al cantante.

Enseguida Miguel Bosé interpuso una demanda contra Palau, pues debido a su comunicado todos se enteraron de algunos detalles de su vida privada.

Palau y Bosé se conocieron en la capital de Turia, gracias a unos amigos que tenían en común, a pesar de que Ignacio era un escultor con su carrera en ascenso, empaco sus cosas y decidió seguir al cantante por el mundo.

Sus desacuerdos vinieron después, pues el cantante madrileño deseaba tanto mantener su falsa heterosexualidad que las salidas en familia eran a lugares poco conocidos o muy exóticos.

De pronto la relación se fue deteriorando hasta el punto que no podían estar en una misma habitación sin gritarse. Luego de eso, Ignacio habría amenazado con revelar todos los secretos entre ambos.

Tadeo, Diego, Ivo y Telmo, los cuatro hijos de Nacho y Palau, se llevan sólo siete meses entre pareja de gemelos, y son parte “de un proyecto familiar”, según lo explicó el escultor, quien está en total descontento con que los chicos estén separados en dos continentes diferentes, hecho que a su parecer puede perjudicar su sano desarrollo.

Según allegados y la prensa, Nacho no busca dinero, sino la unión de los pequeños